iglesiaortodoxa

En Antioquía fue donde, por primera vez, los discípulos recibieron el nombre de "cristianos" (Hechos 11, 26)

Boletín del 30/11/2014

Memoria de San Andres 

 eleusa-1

 

Himnos de la Liturgia

Tropario de la Resurrección

Tono 8

audio130
Descendiste de las alturas, oh Piadoso,
y aceptaste el entierro de tres días para librarnos
de los sufrimientos. Vida
y Resurrección nuestra, oh Señor, gloria a ti
 

Tropario del Apóstol Andrés

Tono 4

Puesto que eres el primer convocado entre los Apóstoles,
y hermano del cori­feo; suplica, oh Andrés, al Soberano de todos,
que conceda al mundo la paz y a nuestras almas la gran misericordia.
 

 

Condaquio de Pre-Navidad

Tono 3

Hoy la Virgen viene a dar a luz inefablemente,
en humilde gruta, al sempiterno Verbo. Alégrate,
oh universo, al escucharlo; alaba, con las potestades y pastores,
a Quien por voluntad se revela, al nuevo Niño, al eterno Dios.
 

Lecturas Bíblicas

Primera Carta del Apóstol San Pablo a los Corintios (4: 9-16)

Hermanos: Pienso que a nosotros, los apóstoles, Dios nos ha asignado el último lugar, como condenados a muerte, puestos a modo de espectáculo para el mundo, los ángeles y los hombres. Nosotros, necios por amor a Cristo; ustedes, sabios en Cristo. Débiles nosotros; mas ustedes, fuertes. Ustedes honrados; mas nosotros, despreciados. Hasta el presente, pasamos hambre, sed, desnudez. Somos abofeteados,
y andamos errantes. Nos fatigamos trabajando con nuestras manos. Si nos insultan, bendecimos. Si nos persiguen, lo soportamos. Si nos difaman, rogamos. Hemos venido a ser, hasta ahora, como la escoria del mundo y el desecho de todos.

No les escribo estas cosas para avergonzarlos, sino más bien para amonestarlos como a mis hijos queridos. Pues aunque hayan tenido miríadas de pedagogos en Cristo, no han tenido muchos padres: pues yo los engendré en Cristo Jesús, por medio del Evangelio. Les ruego, pues, que sean mis imitadores.

Evangelio según San Juan (1:35-51)

En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos. Y viendo a Jesús que pasaba, dijo: «He aquí el Cordero de Dios.» Los dos discípulos, al oírle hablar así, se fueron en pos de Jesús. Y volviéndose Jesús y viendo que le seguían, les dijo: «¿Qué buscan?» Respondieron ellos: «Rabbí (que quiere decir “Maestro”), ¿dónde vives?» Les dijo: «Vengan y verán.» Fueron, pues, y vieron dónde vivía, y se quedaron con Él aquel día; era entonces como las cuatro de la tarde. Uno de los dos que habiendo oído lo que dijo Juan siguieron a Jesús, era Andrés, hermano de Simón Pedro. Él primeramente encontró a Simón, su hermano, y le dijo: «Hemos hallado al Mesías» (que quiere decir “el Cristo”). Y lo llevó donde Jesús. Jesús, fijando su mirada en él, le dijo: «Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas» (que quiere decir “piedra”). Al día siguiente determinó Jesús encaminarse a Galilea, y en el camino encontró a Felipe y le dijo: «Sígueme.» Era Felipe de Betsaida, patria de Andrés y de Pedro. Felipe halló a Natanael, y le dijo: «Hemos encontrado a Aquél de quien escribió Moisés en la Ley y anunciaron los profetas: Jesús de Nazaret, el hijo de José.» Le respondió Natanael: «¿Acaso de Nazaret puede salir cosa buena?» Le dijo Felipe: «Ven y lo verás.» Vio Jesús venir hacia sí a Natanael, y dijo de él: «He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño.» Le dijo Natanael: «¿De dónde me conoces?» Le respondió Jesús: «Antes que Felipe te llamara, yo te vi cuando estabas debajo de la higuera.» Al oír esto Natanael, le dijo: «¡Oh Maestro! Tú eres el Hijo de Dios, Tú eres el Rey de Israel.» Le replicó Jesús: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Mayores cosas que éstas verás todavía.» Y le añadió: «En verdad, en verdad les digo: verán abierto el cielo, y a los ángeles de Dios subir y bajar sirviendo al Hijo del hombre.»

Mensaje Pastoral

La vocación de servir al Señor

Jesús resucitado se aparece a los discípulos a orillas del marLos encuentros de Jesús con sus discípulos no dejan de ser menos extraordinarios. Es que ciertamente tanto ellos habían sido preparados por Juan y por su formación previa, como Jesús salió a su encuentro. No había lugar a dudas. De Él se la habían pasado hablando seguramente muchas veces, esperando su llegada y ahora, tal como les había sido anticipado, lo tenían delante.

El encuentro con Jesús es definitivo para quien realmente lo busca. La respuesta a la pregunta “¿dónde vives”? ha de ser totalmente cautivante, al extremo de no querer abandonarlo jamás, de seguirlo por donde vaya. Ese es Jesús: llena todo, colma todo, abarca todo. No hay nada más allá y quien lo conoce, no puede conformarse con menos.

Pero, para realmente conocer a Jesús tenemos que haber preparado nuestros corazones previamente. Jesús se da plenamente a quien lo quiere sinceramente, a quien es capaz de abrirse por sobre todas sus ataduras, a quien es capaz de levantarse por encima de sus miserias, tratando de mirar más alto, más lejos. A quien tiene vocación. Eso es lo que tenían los discípulos. Eso es lo que han tenido tanta gente santa y honesta que nos ha precedido. Vocación. La firme convicción que Dios está por encima de todo, que Él lo gobierna todo, que Él es nuestro creador, que Él es nuestro Padre y que a Él nos debemos cada día. Que no hay causa más noble que consagrar a Él la vida entera…Finalmente y resumiendo, que el AMOR está por encima de todo.

Eso lo ven y encuentran los discípulos desde la primera vez que cruzan sus miradas con la de Él. Luego, van con Él, lo siguen, lo oyen…y ya no pueden dejarlo. El Proyecto que el Señor propone para nuestras vidas es cautivante, es único…Una vez que los haz oído, no lo puedes abandonar. El siempre estará allí, esperándote, con los brazos abiertos, como la primera vez. Por eso los santos, los hombres rectos, nunca lo dejan.

Nuestra Fe y Tradición

Cuaresmales

Hay dos formas o modos del ayuno:

El ayuno total: eso es una abstinencia total de comer y de beber por un tiempo determinado. Desde el inicio del cristianismo, este ayuno ha sido practicado como un estado de preparación o de espera; un estado espiritual que enfoca toda la atención en “el que viene”. Por lo que encontramos este ayuno total en la tradición litúrgica de la Iglesia, en la preparación final de una fiesta grande o antes de un acontecimiento espiritual importante y, sobre todo, es aplicado en el ayuno eucarístico, que precede la comunión formando una densificación espiritual en el Don que recibiremos, en “el que viene”, aquél por quien valdría la pena que el hombre dejase todos los demás dones.  A este ayuno la primera Iglesia le llamó Vigilia, un término militar que implica estar en alerta: La iglesia permanece en vigilia en espera a su Novio; lo espera con alegría y serenidad.

El ayuno ascético: que consiste en la abstinencia de ciertos alimentos y en disminuir, en general, el consumo alimental. Aquí, el objetivo es librar al hombre de la esclavitud de la carne. Él, sólo con la lucha constante y paciente, descubre que “no sólo por el pan vive el hombre” y recupera la primacía del Espíritu. Este ayuno, necesariamente y por su naturaleza, implica una lucha larga y constante, y el factor tiempo es esencial, porque desarraigar la enfermedad general del hombre y curarlo requiere de tiempo y esfuerzo. El arte del ayuno ascético ha sido purificado y madurado dentro de la tradición monástica y luego fue aceptado por la Iglesia entera. Es la aplicación de las palabras del Señor, de que los espíritus malignos no serán vencidos sino “con oración y ayuno”. La Iglesia ha consignado para el ascético ayuno cuatro temporadas: Antes de Pascua, Antes de Navidad, antes de la fiesta de los santos Apóstoles, y antes de la Dormición de la Madre de Dios.

Durante este ayuno, vivimos constantemente cierta hambre que conserva la memoria de Dios en nosotros y clava nuestro pensamiento en Él. Quien lo ha practicado, conoce que éste no nos debilita, más bien, nos vuelve alertas, complacientes, resplandecientes, puros y alegres. En él, el hombre recibe la comida como verdadera dádiva de Dios, y enfoca su pensar en el mundo interior que inexplicablemente se le vuelve, a su vez, un modo de alimentarse

Vida de Santos

Santo e Ilustre Apóstol Andrés, llamado el primero

30 de Noviembre

andreasSan Andrés es conocido en la Iglesia Ortodoxa como “el primer llamado” por haber sido la primera persona en seguir a Cristo. Poco después trajo también a su hermano Pedro y lo presentó a Cristo. El apóstol era originario de la ciudad de Betsaida como lo dice el Evangelio y desde muy pequeño dedicó su vida a Dios. No contrajo matrimonio y trabajó de pescador junto a su hermano. Cuando San Juan Bautista comenzó a predicar, Andrés se convirtió en su primer discípulo. Fue San Juan Bautista quien lo envió a seguir a Cristo junto al apóstol Juan el Teólogo declarándoles que Cristo era el Cordero de Dios.

Después de la fiesta de Pentecostés, San Andrés comenzó a predicar el Evangelio en el Oriente. Predicó por Asia Menor, Tracia, Macedonia llegando hasta el Río Danubio y las costas del Mar Negro. Desde allí, cuenta la Tradición, llegó predicando el Evangelio hasta donde se encuentra la ciudad de Kiev en Rusia donde predijo que se levantaría una gran ciudad de Dios. Regresando pasó por una pequeña ciudad llamada Bizancio que luego se convertiría en Constantinopla. La Tradición cuenta que allí fundó una pequeña Iglesia, es por eso que se lo recuerda como el Fundador de la Iglesia de Constantinopla.

En sus viajes, el primer apóstol sufrió muchos tormentos de parte de los paganos: muchos de ellos lo expulsaron de sus ciudades golpeándolo. En la ciudad de Sinope fue apedreado pero levantándose el discípulo de cristo continuó su predicación. Por las oraciones del Apóstol, el Señor obró milagros y por sus obras las iglesias cristianas fueron establecidas a medida que Andrés caminaba. La última ciudad a la que llegó el Apóstol fue Patras donde sufrió el Martirio.

El Señor obró muchos milagros por medio de su discípulo en Patras. El más recodado fue el milagro que le sucedió al ilustre ciudadano Sosios quien se recuperó de una fuerte enfermedad. Andrés curó a Maximilla, la esposa del Prefecto de Patras y a su hermano Stratokles. Los milagros obrados por el Apóstol sumados a sus palabras trajeron luz a la mayoría de los habitantes de esta ciudad.

Muy pocos paganos permanecieron allí pero entre estos pocos estaba el Prefecto de la ciudad, Aegeatos. El Apóstol Andrés se dirigió muchas veces a él tratando de llevarle el Evangelio pero ni sus milagros lo convencían. El apóstol, con amor y humildad apeló a  su alma para poder revelarle el misterio cristiano de la Vida Eterna, por medio del poder de la vivificadora Cruz del Señor. Un furioso Aegeatos dio órdenes que fuera crucificado.

Andrés aceptó la decisión del Prefecto con gozo y orando al señor se dirigió al lugar donde habría de ser ejecutado. Para prolongar su sufrimiento, Aegeatos ordenó que no lo clavaran en la Cruz sino que lo ataran en ella. Por dos días el Apóstol enseñó a la ciudad entera que se reunió a su alrededor. El pueblo entero, viendo el sufrimiento de Andrés buscó bajarlo de la Cruz. Conociendo esto, Aegeatos ordenó que se suspendiera la ejecución. Sin embargo San Andrés le pidió al Señor que le concediera la gracia de poder entregar su alma en una cruz. En el mismo momento en que los soldados trataron de bajarlo, San Andrés dijo “Señor, recibe mi espíritu”. Un rayo del cielo iluminó la cruz y al crucificado. Maximilla, la esposa del Prefecto se encargó de bajar su cuerpo de la Cruz y darle una sepultura digna.

Pocos siglos después, bajo el Emperador Constantino el Grande, las reliquias de San Andrés fueron solemnemente trasladadas a Constantinopla y  puestas en la Iglesia de los Santos Apóstoles junto a las reliquias de San Lucas y San Timoteo. Hoy, sus reliquias descansan en la Catedral de San Andrés en la ciudad de Patras, Grecia.

Proverbios Bíblicos

  • Bienaventurado el hombre que halla sabiduría y el hombre que adquiere entendimiento;  porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus utilidades mejor que el oro fino. (Prov 3:13-14)
  • Lo principal es la sabiduría; adquiere sabiduría, y con todo lo que obtengas adquiere inteligencia. (Prov 4:7)
  • Adquirir sabiduría, cuánto mejor que el oro, y adquirir inteligencia es preferible a la plata. (Prov 16:16)

© 2010 Iglesia Ortodoxa Antioquena

Arquidiócesis de México, Venezuela, Centroamérica y el Caribe

C.Pirules No. 110 col. Jardines del Pedregal 01900, México D.F.

+52 (55) 5652 7772

ortodoxia@prodigy.net.mx