iglesiaortodoxa

En Antioquía fue donde, por primera vez, los discípulos recibieron el nombre de "cristianos" (Hechos 11, 26)

Pascuales

Tropario de Pascua
(Tono 5)

Cristo Resucitó de entre los muertos,
pisoteando la muerte con su muerte,
y otorgando la vida a los que yacían en los sepulcros. 

Condaquio de Pascua
Tono 8

Cuando descendiste al sepulcro, oh Inmortal,
destruiste el poder del Hades;
y al resucitar vencedor, oh Cristo Dios,
dijiste a las mujeres Mirróforas: “¡Regocíjense!”
y a tus discípulos otorgaste la paz,
¡Tú que concedes a los caídos la resurrección

 

 Felicitación pascual

¡Cristo ha resucitado!

Con el saludo del Ángel que anunció a las Mujeres Mirróforas la Resurrección de Cristo diciendo: “No está aquí, ha resucitado. Id pues y anunciad a los apóstoles y a Pedro…”, les saludamos, hijos amados, deseando paz, amor y justicia a nuestra sociedad y al mundo entero que tanta falta nos hace.

Queridos hijos:

La Resurrección que festejamos cada año nos hace recordar el sacrificio del Salvador, cuya fuente es el amor “Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos” y también, el triunfo y la victoria sobre las fuerzas del mal y sobre el poder del demonio.

Que bueno si tratamos de vivir estos momentos con espiritualidad para recordar la grandeza de aquel Sacrificio y la admiración de aquel triunfo y victoria, y así podemos ser seguidores de Cristo, el resucitado, sacrificando todo para llegar a compartir con el Señor esta Resurrección gloriosa.

No todo el que diga: “Señor, Señor” entra el Reino de los cielos, sino el que hace su voluntad. Con esta reflexión los llamamos, queridos hijos, a recordar la Pasión de Cristo con sacrificios y dones, y la Resurrección con amor al prójimo, paz y justicia.

Reciban el cariño de su pastor y padre con los mejores deseos y felicitaciones, y que la bendición del resucitado sea para siempre en sus hogares y en el mundo entero. Amén.

Con nuestra bendición episcopal
Arzobispo Antonio
Pascua 2010

Costumbres Pascuales

El rito de bendecir los huevos es una de las costumbres muy cercanas al corazón del pueblo ortodoxo; quizás, la salida del pollito del huevo es una imagen que simboliza la salida esplendorosa de la Vida, desde las oscuras profundidades del sepulcro “la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron.” (Jn.1,5). Así como el mismo pollito con su pico rompe la cáscara cuando se cumplen sus días para salir a la existencia, así Cristo, salió resplandeciente al tercer día por su propio Divino Poder. Respecto a la coloración de los huevos, inicialmente se usaba el color rojo que simboliza la sangre derramada de Cristo. Posteriormente se difundió el uso de muchos colores, primero por expresar la alegría y segundo porque la Pascua cae en la primavera donde las flores brillan con sus colores.

Después de la Resurrección el Señor se presentó con dos de los discípulos que iban a Emaús (Lc. 24, 13-32), y cuando lo reconocieron “en la fracción del pan”, regresaron a Jerusalén para anunciar que “Cristo ha resucitado”, los doce apóstoles los recibieron diciéndoles: “En verdad ha resucitado el Señor y se ha manifestado a Simón.” Este anuncio y certeza son el corazón del Evangelio y el eje central de la predicación. Esta comprensión, que la Tradición eclesiástica ha guardado, es la que lleva a los fieles a saludarse durante la temporada pascual (hasta la ascensión del Señor) con el saludo propio “Cristo ha resucitado”, al que se contesta “en verdad ha resucitado.” Así que nada les impone expresar su alegría, ni pena ni preocupación por las críticas de los demás. En los años veintes del siglo pasado, en la Unión Soviética luego de que el régimen Bolchevique fundara el Comité “los que no tienen dios”, uno de sus miembros fue a dar una conferencia ateísta y después de exponer sus pruebas definitivas de que Dios no existe, pidió a la audiencia plantear sus comentarios o dudas. Un sacerdote, vestido de civil, se puso de pie y dijo: “Cristo ha resucitado”, y una voz unánime del auditorio le contestó: “En verdad ha resucitado.”

Los ornamentos de los sacerdotes y las cubiertas del altar son blancos; algunos de los fieles también, suelen vestirse de blanco, símbolo de la iluminación que la Iglesia nos otorga por el bautismo que es participación en la muerte del Señor y en su Resurrección.

El Epitafio (el icono de la sepultura del Señor, con el cual hicimos la procesión funeraria en el Viernes Santo) se coloca en el altar toda la temporada pascual y sobre él se celebra la Divina Liturgia, pues del sepulcro ha surgido la vida.

Toda la temporada pascual, en la iglesia y en la casa, leemos el Libro Hechos de los Apóstoles. Pues, al leerlo nos introducimos en las alegres atmósferas pascuales que dominaban en la primera Iglesia donde los Apóstoles, con mucho valor y confianza, predicaban la muerte del Señor y su Resurrección al tercer día.

El Desenso al Hades

San Epifanio el Chipriota (315-403)

…Adán, entre los presos en el Hades, escuchó los pasos del Señor que se acercaba. Inmediatamente lo reconoció; entonces se volteó hacia los que le rodeaban desde los siglos y les dijo: “Amigos, estoy escuchando que se acerca a nosotros una persona que si fuéramos dignos de que viniera aquí estaríamos librados; si lo viéramos entre nosotros, estaríamos rescatados del Hades.

Mientras Adán hablaba a los condenados que estaban con él, el Señor entró cargando el arma triunfal de la Cruz. Al verlo, Adán grita con júbilo a todos los difuntos: “¡El Señor está con todos ustedes!, Cristo le contestó: “También con tu espíritu.”

Luego lo toma de la mano, y lo eleva diciéndole: “Despierta tú que duermes, y levántate de entre los muertos y te iluminará Cristo (Ef. 5, 14). Yo soy Dios que por ti me hice hijo tuyo. Ahora estás conmigo tú y toda tu descendencia; con mi Poder Divino les otorgo la libertad. Digo a los encadenados: ‘salgan’, a los que están en la oscuridad: ‘revélense’, y a los que están bajo la tierra: ‘resuciten’.

A ti, oh Adán, te digo: despierta de tu eterno sueño. No te hice para ser encadenado en el Hades. Levántate de entre los muertos pues Yo soy la vida de los difuntos: elévate, tú a quien hice según mi imagen. Partamos de aquí, pues estás en mí y yo en ti; por ti tomé la imagen de siervo; por ti bajé a la tierra y a las partes más bajas, Yo, que soy más Alto que los cielos. Por ti me hice un hombre que no tiene auxilio, relegado entre los muertos. Por ti, que saliste del jardín del paraíso, en un jardín fui entregado a los judíos y en un huerto, crucificado…

De la homilía de San Epifanio, obispo de Chipre, sobre el descenso triunfador de Cristo al hades, que se lee en los monasterios en el Sábado de Luz.

El Sepulcro Vacío

Los primeros testigos de la realidad del sepulcro vacío –según los cuatro evangelios– son María Magdalena y las otras mujeres; Juan menciona solamente a Magdalena, pero esto no descarta la posibilidad de que las otras mujeres se hallaran con ella; y ratifica a esta posibilidad el uso de plural en las palabras de Magdalena: “No sabemos donde lo pusieron” (Jn 20: 2). Aunque los evangelios eran redactados en un contexto que no validaba el testimonio de la mujer, sin embargo, los cuatro evangelistas registraron los nombres de estas mujeres y documentaron su testimonio, a tal grado que su importancia superó la de la llegada de Pedro y Juan al sepulcro vacío. Pues si su testimonio no hubiera sido sincero y auténtico, los evangelistas no lo hubieran subrayado de tal manera.

En el evangelio según san Marcos, el Ángel anuncia a las mujeres que el hecho de la Resurrección se ha consumado: “Ha resucitado”; pero no hay, absolutamente ninguna referencia al momento de la Resurrección. En el evangelio según san Mateo, el Ángel baja del cielo y retira la piedra, no para que ayude a Cristo a salir de su sepulcro, sino para que facilite a las mujeres el acceso al sepulcro vacío ya, a fin de que ellas verifiquen que el Salvador “ha resucitado” (Mt 28: 2). Esto es lo que el icono bizantino ilustra: jamás expone el acontecimiento de la salida de Cristo del sepulcro –como sí ha prevalecido en el Occidente–, sino que conserva dos ilustraciones tradicionales de la Resurrección:

  • El icono del descenso al Hades como un testimonio teológico de lo sucedido.
  • El icono del Sepulcro vacío como un testimonio histórico de lo sucedido.

El Domingo Nuevo

  • Al Domingo de santo Tomás se le llama también el Domingo nuevo, porque es el primero después del de Pascua. Y la semana anterior a éste, llamada “de Renovaciones”, es considerada como un solo día pascual, en el que todo ha sido renovado. “No hay nada nuevo bajo el sol”, dice la Escritura. Lo único nuevo a nuestro mundo es que Cristo ha resucitado, y el domingo de hoy anuncia esta novedad que debería sellar nuestra vida entera: “Cristo ha resucitado.”

  • “Estando cerradas las puertas […], se presentó Jesús…” Y habiendo resucitado en el cuerpo dijo: “palpadme y ved que un espíritu no tiene carne y huesos como veis que yo tengo” (Lc.24, 39). Sin embargo, el cuerpo del Resucitado, como incorruptible que es, no está sometido a las leyes y limitaciones del mundo corrupto. Por eso entró estando serradas las puertas, y también había salido del sepulcro sellado con una piedra grande. San Pablo así describe la resurrección: “Se siembra un cuerpo natural, y resucita un cuerpo espiritual.” Entonces Cristo, con su resurrección, llevó nuestra naturaleza corrupta al campo de la incorruptibilidad, de la eternidad.
  • “Qué graciosa es la duda de Tomás…”, dice uno de los cantos del Domingo Nuevo; pues Tomás con su incredulidad hizo confirmar a Jesús, el presente entre los discípulos, que es el mismo que fue crucificado, y que no era un espíritu o fantasma; lo que dispuso que fuese la prueba más firme de la resurrección del Salvador. La duda de Tomás se transformó en fuerza y fe inmovible para todas las generaciones venideras.
  • “¡Señor mío y Dios mío!” Éste fue el Credo que Tomás anunció al tocar el Costado puro. La novedad de dicha confesión se encuentra en llamar a Cristo “Dios”; pues si bien es común escuchar a los apóstoles llamarle “Señor”, aquí Tomás descarta cualquier tibieza respeto a la divinidad de Cristo, llamándolo: “Dios mío”. Cabe mencionar que en el texto griego original, la expresión es acompañada con el artículo, “el Dios mío”, lo que confirma el propósito de Tomás: Tú eres el único Dios que antiguamente te llamaron Yahvé, el Creador y Redentor, por Quien hemos sido renovados.

Las Mirróforas : valentía de fe

Todos amamos, pero pocos se atreven a amar a los otros más que a sí mismos; que amemos es algo natural, pero el amor que expone el Evangelio necesita mucha valentía. Con dicha valentía, las mujeres Mirróforas se dirigieron hacia el sepulcro del crucificado sin temor alguno ni de las críticas de los jerarcas, ni de la crueldad de los soldados que vigilaban el sepulcro; pues, “pasado el Sábado” -en el cual no se les permitía ejercer ninguna acción- madrugaron ante el sepulcro para embalsamar a quien amaron verdaderamente.

Esta valentía tiene como criterio la sabiduría de la fe que, según el mundo, es locura, ya que requiere de mucho riesgo “la fe es la certeza de lo que se espera y la convicción en cosas que no se ven” (Heb. 11, 1). Pero si la fe es el criterio de la valentía, esta última es el índice de la primera “quien se avergüence de mí y de mis palabras, de ése se avergonzará el Hijo del hombre, cuando venga en su Gloria…” (Lc.9, 26).

La valentía y la iniciativa amorosa hizo de la Mirróforas las primeras que atestiguaron la Resurrección de Cristo. Arriesguemos como ellas para obtener la alegría que han tenido y para anunciarla.

© 2010 Iglesia Ortodoxa Antioquena

Arquidiócesis de México, Venezuela, Centroamérica y el Caribe

C.Pirules No. 110 col. Jardines del Pedregal 01900, México D.F.

+52 (55) 5652 7772

ortodoxia@prodigy.net.mx